Experiencia y ventajas de irme de au pair al extranjero

Mi experiencia de irme de au pair

Au pair
irme de au pair

Terminé la carrera y pensé: ¿ahora qué? No tenía trabajo, estaba perdida, sin saber muy bien por dónde tirar… Además, sentía que un cambio de aires me podía venir bien. Fue así cuando empecé a plantearme irme de au pair. Lo siguiente que pensé fue: “aprender inglés y poder desenvolverme bien en una conversación me puede abrir muchas puertas”. Y la opción de irme de au pair cogía más fuerza. Y es que ésta es una de las principales ventajas. Irte de au pair supone tener un alojamiento y un trabajo nada más llegar a tu destino, y esto era algo casi impensable barajando otras opciones. Irme de au pair me facilitó todos estos trámites. Los acelera para que encuentres lugar donde alojarte y trabajo en el mismo sitio. Así que eso hice: miré ofertas en Viaja Fuera para irme de au pair al extranjero. Mi elección fue Reino Unido. Me parece que es un destino en el que el inglés es muy puro y correcto, perfecto para tener una buena base. Además, está cerca de España y las opciones de coger un avión y pasar un fin de semana en mi casa eran más fáciles. Londres, en concreto, fue mi ciudad elegida. Aunque puede parecer gris y lluviosa, lo cierto es que cuando me fui de au pair descubrí que cuando vives en un sitio es cuando realmente sabes el clima que tiene. A veces creemos que una ciudad es de una determinada manera, y cuando estamos allí un tiempo descubrimos que no es  así al 100%. Durante mi etapa como au pair en Londres tuve muchos días soleados y temperaturas altas. También tuve días lluviosos ¡Claro!. Pero es una ciudad que ofrece muchas posibilidades para hacer planes. Además, irte como au pair a una ciudad donde los alquileres son caros es todo un acierto, porque te ahorras ese gasto. 

Irme de au pair a Londres

Cuando llegué a Londres y empezó mi experiencia me alegré más aún de haber tomado esa decisión. Para empezar, tuve alojamiento nada más llegar. Pero además, el cuidado de los niños tenía unos horarios que me dejaba mucho tiempo libre para mí. Por ello, rápidamente empecé a aprender inglés. El tiempo libre que te deja un trabajo como au pair, te permite apuntarte a clases, por ejemplo. Y es lo que hice. Más bien a un intercambio en el que yo enseñaba español a una chica, y ella a mí inglés. Sobre todo me sorprendió lo rápido que me solté a hablar sin problema ninguno. Gracias a ello, adquirí mucha confianza. Otra de las aptitudes que adquieres cuando te vas de au pair es el sentido de la responsabilidad. Cuidar a los niños de los que te han abierto su casa, hace que te sientas muy responsable. Te tomas muy en serio ese trabajo quieras o no. Esto te hace crecer mucho como persona. Además de que valoras mucho más las cosas cuando vuelves. También irme de au pair me ofreció  la posibilidad de conocer mucha gente, personas de países y culturas diferentes, que abrieron mi mente. Escuchar diferentes puntos de vista, opiniones, formas de vida…, etc., hacen que te vuelvas más tolerante y abierto para con los demás. Sin duda, una experiencia como au pair es un crecimiento personal y profesional único. Hoy día estoy independizada, encontré trabajo al poco de venir, en parte, gracias al idioma, y me he vuelto una persona más humilde, más empática y, sobre todo, más comprensiva y respetuosa con los demás. Sin lugar a dudas, animo a vivir una experiencia como au pair a todo aquel que quiera aprender un idioma, vivir en otro país, cambiar de aires, se sienta perdido o, simplemente quiera vivir una aventura  distinta.  

Esther Ruiz, 28 años. Estuvo año y medio como au pair en Londres.

Deja un comentario